Historias‎ > ‎

Comunidad de Boston promueve la sana convivencia en el Parque Bicentenario

publicado a la‎(s)‎ 9 jun. 2014 9:41 por Admin Comuna 10   [ actualizado el 19 oct. 2014 14:05 ]


Por John Alexander Ruiz

Con un canelazo preparado en el Parque Bicentenario, liderado por la Presidenta Yaned Gil Gutiérrez de la Junta de Acción Comunal del barrioBoston de la Comuna 10 La Candelaria, el Comité Local de Gobierno y la Mesa Interinstitucional de la Comuna 10, se sorprendió a los transeúntes y visitantes del lugar la noche del viernes 30 de mayo. El objetivo era para incentivar a la apropiación del Parque como un escenario para la sana convivencia, para retomar este espacio que dejó de ser un sitio de encuentro, por la falta de funcionamiento de la pantalla de agua, con lo cual muchas familias dejaron de frecuentarlo.

La actividad se realizó con el acompañamiento de la Policía Comunitaria de La Candelaria, a cargo del Sargento Jhoan Patiño, la Secretaría de Gobierno representada por los Técnicos Sociales Elkin Zuluaga y Secretaria de Seguridad Natalia Rojas y Santiago Valencia, las Juntas de Acción Comunal de Villanueva, Bomboná No. 1, Jesús Nazareno y la ASOCOMUNAL en cabeza de su presidente  Wilson  Zuluaga,  al  igual  que  el  INDER  Medellín, la 


Empresa para el Desarrollo Urbano – EDU –, el CEDEZO Zonal, el Museo Casa de la Memoria, el Equipo de Gestión del Plan de Desarrollo Local de la Comuna 10 La Candelaria a través de su Vicepresidenta Paola López Pinto, asimismo contó con el apoyo de la Junta Administrado Local de la Comuna 10 La Candelaria y la Corporación de Sociólogos de la Universidad Autónoma Latinoamericana – COSUAL.

Desde las 4:00 p.m. se inició la jornada con recreación para el público realizada por el INDER, al tiempo que en la Unidad Móvil Interactiva de la Policía Nacional se ofrecía la oferta institucional. De igual manera se proyectó un documental sobre convivencia, pero una de las actividades que más impactó al público fue el Ave Fenix que con un cortejo fúnebre de la Policía, que invitaba a las personas a acercarse a varios ataúdes, en los que cada visitante se encontraba con su propio rostro reflejado en un espejo, esto con el fin de generar un impacto sobre el valor de la vida, pero de la vida al margen de los las drogas y los excesos.

En la noche, un delicioso canelazo, que se repartió en el Parque y sus alrededores, generó agradecimientos y reconocimiento de la gente hacia los organizadores, porque era una excusa para integrar a las personas y decirles que el Parque Bicentenario debe tener otra dinámica en sus noches, que si bien pueden ser de bohemia, se debe retomar para toda la comunidad a través del arte y la cultura.

Muchas voces se manifestaron a favor de que se hagan estas actividades de manera continua en el Parque, especialmente en las noches. Hubo canelazo con galletas para todo el que pasaba y hasta para repetir. Por eso es claro que el Parque está en detrimento porque se le ha dejado a unos pocos que sólo quieren estar encubiertos entre arbustos, humo y luces tenues. De modo que es necesario resignificar el Bicentenario con su Museo, con la quebrada Santa Elena, con sus zonas verdes, con su teatrino y la pantalla de agua, pero principalmente con la comunidad que es la que le da sentido al Bicentenario.