Historias‎ > ‎

De Navidad y Año Nuevo

publicado a la‎(s)‎ 20 dic. 2013 8:06 por Admin Comuna 10   [ actualizado el 20 dic. 2013 8:07 ]
Por Oscar Ignacio Arismendy T.


Cómo nos atormentan los recuerdos en estas fechas: los lugares ya no son y las personas ya no están. Cómo las circunstancias nos impone a recorrer diferentes caminos, los que inclusive ayer pensábamos nunca recorreríamos.
Cuántos no brindaremos, en navidad y año nuevo, sin levantar alborozados de alegría la amable copa de regocijo interior, y nos tenemos que adaptar a beber, a grandes sorbos, las amargas lágrimas en la copa de nuestros afligidos sentimientos.
¡Oh! Recuerdos: cómo se vuelcan irreverentes contra nuestro afligido ser en estas fechas de jolgorio. Cómo nos arañas los sentimientos y nos despiertas en estridentes gritos  nuestras vivencias pasadas al
lado de nuestros seres queridos, allegados, familiares y amigos que ya no están.
¡Oh!, acontecimientos: cómo se hacen presentes más que nunca en estas festividades, Pero tengamos presente, que la tristeza trae punta de lanza que hiere y duele y la alegría son cintas blancas, abrazo sincero, gratas vivencias presentes.
Vosotros que váis por el camino coleccionando alegrías, aprovechad ahora, porque también tendréis  que coleccionar tristezas, porque la vida son alegrías qué cantar y tristezas qué llorar.
Navidad: Es el confesionario donde arrodillamos nuestras iniquidades, frustraciones, esperanzas, o anhelos, hoy realidades. 
Año Nuevo: el estridente grito de feliz año, que nos revienta el tímpano de nuestros remordimientos y nos entrega la factura de cobro por las gratas oportunidades que desaprovechamos, o nos enaltece, con el trofeo de la satisfacción, por las nobles proezas conquistadas.
A todos los que el sufrimiento nos asistió, durante el año, que Dios nos conceda el bálsamo de una confortable resignación, que en el año nuevo florezcan y den fruto, en abundancia nuestras viejas o nuevas esperanzas e ilusiones.
Que la alegría de la navidad y año nuevo, nos contagie nuestra vida, nos reconforte nuestras debilidades psíquicas, nos enseñe a comprender que no somos nada sin los demás, que todo ser humano hace parte activa de nuestra razón de ser en el campo en el que nos desempeñamos.