Historias‎ > ‎

El Centro de Medellín: una mirada a corazón abierto

publicado a la‎(s)‎ 11 oct. 2013 11:05 por Admin Comuna 10   [ actualizado el 11 oct. 2013 11:08 ]
Por “Medellín como vamos”

El 25 de septiembre se llevó a cabo un foro con el fin de discutir, analizar y profundizar en torno a las opciones que tiene el Centro para ser un mejor lugar para vivir, disfrutar y apropiar, el Museo de Antioquia, el Teatro Pablo Tobón Uribe y el periódico El Colombiano se unieron para proponer un espacio de reflexión en pro de poner en boca e interés de la ciudadanía, la urgente necesidad de valorar, recuperar y potenciar el Centro.

ALGUNOS DATOS

El Centro de Medellín es un referente para 1.500.000 de personas que a diario transitan por él, esto corresponde a un 40% de la población del valle de Aburrá. Lugar de encuentros y desencuentros, de oportunidades pero también de conflictos. Lugar con enormes potencialidades derivadas de su riqueza cultural, patrimonial e histórica; no obstante, en las dos últimas décadas ha venido evidenciando problemáticas muy graves que son el reflejo de los peores males que aquejan a la ciudad en su conjunto, como son el desempleo, la informalidad, la inseguridad, la contaminación, entre otros, que se ven en toda su dimensión en las más de 500 cuadras que lo componen.

EL FORO

Este foro se llevó a cabo en el Salón del Concejo del Museo donde se abordaron tres temas de marcada importancia para el Centro de la ciudad: su contexto histórico-cultural, los planes, especialmente la revisión del Plan de Ordenamiento Territorial y, finalmente, la cultura y el desarrollo económico.

Para la moderación fue invitada Piedad Patricia Restrepo, coordinadora de Medellín Cómo Vamos.

Para la moderación fue invitada Piedad Patricia Restrepo, coordinadora de Medellín Cómo Vamos.

El primer panel temático contó con la participación de los arquitectos Darío Ruiz Gómez y Beethoven Zuleta Ruiz. El primero de ellos fue enfático en afirmar que gran parte de los males del Centro pasan por una pésima planeación en los últimos años, especialmente en lo relacionado con los planeas parciales que han terminado destruyendo el tejido urbano, dando cada vez menos espacio al peatón. En su concepto una ciudad que no puede caminarse es una ciudad que no existe. Hizo hincapié en la peligrosa relación entre algunas ventas ambulantes y la delincuencia y subrayó que lo ocurrido a finales de 2012 es una señal de alerta de las consecuencias que podría acarrear no intervenir para erradicar la delincuencia en el Centro. Para el arquitecto Ruiz es fundamental para el Centro la recuperación del espacio público, de la calle y del peatón.

CONTRAPUNTEO

Por su parte, Beethoven Zuleta contrapunteó el argumento de Ruiz al cuestionar si el problema es verdaderamente de planificación y no más bien de la búsqueda de consensos sociales a través de la negociación. Criticó la apuesta del urbanismo social, pues ésta poco se ha interrogado sobre el actor social en su lucha por el espacio y por las oportunidades económicas. En su concepto, las ciudades también se enferman, especialmente cuando se pierde la tradición de construir colectivamente las reglas que guían a los ciudadanos. En ese sentido, Zuleta identificó fallas en Planeación Municipal, en cuanto la norma ha sido “impuesta” pero no consensuada. Adicionalmente, cuestionó que no se han definido las prioridades, hasta ahora se ha centrado más en asuntos como la moda, la internacionalización, pero se ha relegado la cultura local.

En el segundo panel de discusión participó en representación de la Alcaldía de Medellín, Monica Pabón Carvajal, coordinadora del Plan Urbanístico del Centro, y Ricardo Zapata  y Sara Arango en representación del colectivo ciudadano La Ciudad Verde. Pabón reconoció el proceso de degradación física y social que vive actualmente el Centro de la ciudad, pero reconociendo que aún conserva gran vitalidad. La Administración Municipal desde 2012 está trabajando en un Plan Estratégico para este sector, priorizando aspectos como la movilidad, la legalidad y la convivencia en su plan de  intervención, y buscando promover la acción mediante alianzas público-privadas. Una de las zonas a intervenir será la del barrio San Benito, donde se priorizará un uso mixto del suelo con viviendas, sector educativo y productivo a pequeña escala, permitiendo conectarlo con el Distrito de Innovación y con el barrio Prado. Asimismo, Pabón argumentó que la Administración tiene el convencimiento que con un mayor número de viviendas en el Centro se puede generar mayor seguridad; no obstante, ante la pregunta de cuáles sectores del Centro podrían albergar la mayor densificación, Pabón planteó que éste está muy limitado para densificar.



CIUDAD VERDE

Por su parte, para los representantes de la Ciudad Verde el Centro se constituye en un lugar especial en cuanto al patrimonio y cultura que alberga, en ese sentido, no creen que haya necesidad de revitalizarlo, sino de recuperarlo. Para ello plantean herramientas desde lo que ese colectivo ha denominado como la sostenibilidad creativa, que tiene entre sus elementos constitutivos otras formas de comunicación que involucren de manera más activa a la ciudadanía en los asuntos de ciudad, incluyendo el Plan de Ordenamiento Territorial -POT- actualmente en discusión; precisamente, sobre ese particular la Ciudad Verde plantea la necesidad de un POT más flexible y adaptable a las circunstancias tan cambiantes y un POT vivo en cuanto esté en permanente discusión.  

En el último panel participaron Oscar Rodríguez de Fenalco y Nora Espinal de la Universidad Nacional. Rodriguez, luego de hacer un recorrido por la historia del centro a partir de la evolución del comercio, planteó que actualmente es necesario recuperar la vitalidad del Centro; en su criterio, después de un año de la formulación del Plan Estratégico no se observan mayores avances. Rodriguez resaltó la necesidad de mejorar la seguridad en el Centro, pues muchos usuarios del comercio no están regresando al sector por las condiciones de inseguridad. De otro lado, la profesora Espinal, doctora en economía cultural, evidenció los resultados de un estudio realizado por su grupo de investigación en torno a la valoración económica del Museo de Antioquia, resaltando que estos superaron de forma apreciable los costos, con lo cual queda en evidencia la rentabilidad de las inversiones culturales y las oportunidades que surgen para seguir invirtiendo en bienes públicos de esa categoría.


CONCLUSIONES     

Finalmente, en la plenaria, a modo de conclusiones, se plantearon algunos interrogantes a los participantes relacionados con cómo vislumbran a futuro el Centro si no se interviene hoy, cuáles serían los dos problemas que se priorizarían para una intervención integral, cuáles serían los factores subyacentes para que la intervención pública hasta ahora no haya logrado mejorar la calidad de vida en el Centro y, por último, que otros elementos añadirían al concepto del POT vigente en cuanto a la sana mezcla de usos, que ha llevado en algunos casos a un franco deterioro de zonas que antaño eran primordialmente de uso residencial. Los participantes coincidieron en que la inacción no es una opción para el Centro, éste requiere de intervención inmediata pues de no hacerla, muchos a los que hoy alberga se irían a otros lugares de la ciudad, propiciando una mayor segregación. En cuanto a los problemas priorizados, muchos subrayaron la necesidad de trabajar para garantizar una mayor seguridad, mientras otros consideraron que la inseguridad es una consecuencia y no la causa de muchos de los males que enfrenta el Centro, especialmente en lo social. De otro lado, entre las razones expuestas para los pobres resultados de las intervenciones en el Centro estuvieron la falta de autoridad y, en general, de verdadera gestión, mientras otros manifestaron como uno de los elementos centrales la falta de apropiación y pertenencia ciudadana. En cuanto a la sana mezcla de usos se precisó que per se no es mala, pero requiere ser complementada con otros conceptos como la mitigación de impactos, el control y la compatibilidad de los usos.