Historias‎ > ‎

Lideres del presupuesto participativo: si o no

publicado a la‎(s)‎ 28 dic. 2012 12:45 por Admin Comuna 10   [ actualizado el 28 dic. 2012 12:48 ]
 
Esta crónica pretende cuestionar la conducta ambivalente de algunos líderes sociales y destacar la importancia de la pedagogía social que un foro como el de Pereira formuló para el colectivo del país.

     En una ciudad como Medellín acosada por el desorden, donde se tramitan variables que van desde el hacinamiento en el espacio público hasta las hordas de muchachos rompiendo todo el esquema de la legalidad, la figura de líder es cuando menos la búsqueda de un orden. O por lo menos el intento de ponerle un límite a este desbarajuste. Este ordenador social que no siempre obedece a una gran exigencia académica, a veces surge en medios hostiles a la propuesta civilizada. Este líder es pieza fundamental en las políticas públicas y privadas.

     Los barrios de la ciudad  donde la efervescencia del desorden social alcanzan su máxima expresión –que lo diga diciembre, donde la quema de pólvora por el sólo prurito de hacer escándalo auditivo, nos ubica en esa categoría de seres primarios. Cómo si no bastara el aturdimiento normal de la ciudad–. La aparición de líderes son la cuota social de la contención, del apaga incendios, pero sobre todo del solucionante. El que a cada problema que la cotidianidad plantea, le va encontrando la salida. Es un personaje de una utilidad sociable incuestionable. Son el gran recurso humano de las administraciones modernas.

     Sin embargo, no todo es color rosa. Este liderazgo ha venido facultando la flema que el poder genera. Los va embadurnando de las lacras politiqueras que nuestra dirigencia exhibe y terminan por contradecir lo que predican. No sólo se dejan seducir más por los vicios que por las virtudes del sistema, sino que en la práctica del día a día uno no cuenta con el líder sino con su galería de negativas. El estribillo de no te puedo atender ahora, se prolonga hasta lo irritable. Si la condición de líder es mostrarse a la comunidad, no se entiende la dilatación de una entrevista. Son paradójicos algunos de nuestro líderes de P. P. y desconcierta su quererse parecer, su no tomar distancia con los políticos de baja estofa de nuestra organización social.

     Por fortuna contamos con líderes como José Adán Ardila que nos cuenta de una experiencia enriquecedora para el futuro del Presupuesto Participativo de nuestra ciudad. Se trata del V Foro Nacional en Pereira de los P. P. Los días 8, 9 y 10 de noviembre del año en curso. Donde se convocó a gobernadores, alcaldes, secretarios y líderes comunitarios. Aunque los foros precedentes se tocaron áreas y temas diferentes, en este quinto foro la atención se ubicó en la descentralización del presupuesto nacional, para efectos de participación ciudadana. El líder José Adán Ardila trajo material para poblar infinidad de revistas sucesivas. Fuimos entresacando asuntos pertinentes a nuestro P. P. Hicimos un poco de pedagogía histórica con el tema. Como que la idea de crear los P. P., nació en Pasto hace 17 años y cuyo exponente fue el doctor Antanio Navarro Wolf. Copiado de los modelos brasileños y chilenos. Pereira y Medellín en la actualidad secundan en importancia a la capital nariñense en este aspecto. Otro asunto relevante del Foro se centro en el intento de crear un modelo único nacional del P. P. Que no se más una política pública local o sectorizada. Que se convierta en ley de la república, donde los ciudadanos tengan incidencia en los modelos de planificación local y nacional dentro del presupuesto.

     Fueron 13 mesas donde en estos tres días se debatió intensamente el tema P. P. a nivel local y nacional. Cabe destacar, que en la mesa número 6 se trató del marco jurídico y la articulación de los P. P. con las administraciones. Porque se insistió en la poca o nula voluntad de los gobernantes, para articular los P. P. con los planes de desarrollo en las regiones del país.

     En fin, que la delegación paisa fue voluminosa –ciento veinte asistentes– donde el colectivo de mujeres tuvo amplia participación y abogó por la equidad de género en lo político, lo laboral, cultural y social.